«Estrategas Electorales, Pura Sangre»



Obama, una figura pública excepcional

Barack Obama, Figura pública Excepcional

Obama Excepcional

Barack Obama, se despide de la Casa Blanca, luego de 8 años de ser presidente de los Estados Unidos de América.

Su carisma ha marcado toda una era, que lo convierte en un histórico para su pueblo y para la mayoría de la Humanidad.

Y es que, desde su primera campaña, sus formas carismáticas, sus frases de cercanía con la gente y sus actos, en ocasiones alejado del frío y acartonado protocolo de las grandes figuras del poder, le fueron abriendo un camino en la retina de la gente, aupado de paso por su capacidad (y la de su equipo) de hacer uso apropiado y pertinente de las comunicaciones, especialmente de las digitales.

La habilidad natural en el presidente Obama, es incontrovertible. Comunicador, directo, amable, sonriente, firme, sensible, afable, romántico, paternal, sereno… el sentimiento apropiado en el momento apropiado.

Su discurso de optimismo, fue siempre el irrigador de esperanza hacia las minorías, hacia los más desprotegidos, hacia los inmigrantes, hacia los desvalidos. Su capacidad inmensa para inspirar a su pueblo y de paso, siempre presentar políticas públicas en su favor, hizo que su figura sea considerada hoy, 8 años después de su posesión, como un ‘recurso nacional invaluable’ (CNN).

La Historia nos dirá, si sus políticas en aras de resucitar la Gran Economía norteamericana, hayan servido. O si su Obamacare, sobreviva al nuevo gobierno republicano. O si su lucha a favor de las igualdades, haya calado en su pueblo. Pero, lo que no se puede discutir, es que, desde hace muchas décadas, -tal vez desde JFK-, no había un presidente norteamericano, del que se admirara tanto, su personalidad.

Obama es hoy, y lo será en más, un caso de estudio exitoso; un ejemplo, a analizar y a seguir, en todos aquellos que hacen parte o quieren hacer parte de la vida política, sobre todo en el área de Imagen y de Comunicación Estratégica.

Después de todo, es posible, que hoy se sienta más la partida de Obama, que la entrada de Trump. Esperemos los titulares.

Reflexiones sobre la Jornada Electoral en Estados Unidos

Donald Trump Presidente USA

¿Por qué ganó Donald Trump, el antipolítico, las elecciones en Estados Unidos de América?

Cuando Michael Moore anunciaba una victoria aplastante del magnate neoyorquino, muchos lo tomaron (lo tomamos) como pesimista irredento. Y es que nunca avizoramos que la estrategia de la conducta no política, xenófoba, a bocazas y con expresiones políticamente incorrectas del señor Trump, le iban a dar resultado.

Pero empezó a pasar obstáculo tras obstáculo, en su partido, en las primarias, luego en sus giras, después en algunas encuestas… y en algún momento, se fortaleció. Luego, voces y periodistas de manera tímida empezaron a darlo como posible ganador. Y llegó a las últimas semanas con una posibilidad enorme. Y ganó.

Y ganó, no solo con los votos de los colegios electorales, sino también con el voto popular. Con el conteo de cada voto de los ciudadanos norteamericanos. Y eso, es ya una victoria total.

¿Qué se puede decir? Para tocar en caliente el tema, podríamos señalar 5 aspectos, desde la Estrategia de Campaña:

  1. Como en el Brexit inglés, o en el plebiscito por el acuerdo de paz en Colombia, las encuestas no supieron registrar el fenómeno del voto oculto o vergonzante. No era fácil decir de frente que se iba a votar por Trump, no era correcto, no estaba bien. Pero, en las urnas, el voto es secreto y personal. Lección en 3 capítulos de 2016, para no olvidar.
  2. Trump con sus salidas de tono, lo que hizo fue darle discurso oficial (aunque se notara grotesco), a varias posiciones de una media poblacional norteamericana: la de la clase media tradicional, que ve la inmigración (latina?!) como perjudicial para los intereses económicos y productivos del país. Algunos estudios, mostrarnos que el gusto pro las armas, la xenofobia, la posición radical ante el conflicto, el machismo frontal y algunas otras salidas de tono de Trump, son compartidas por una amplia mayoría estadounidense. Así que no solo eligieron a quién se merecen, sino a quién los representa.
  3. Las minorías no son necesariamente Demócratas. Ni de bolsillo. En Florida ganó Trump, imperaron los republicanos. Y Florida era un estado switcher, se podía mover para ambos lados, pero terminó de manera apretada, el pueblo latino dándole los votos a Trump. Eso sí, ni con ganar Florida, se salvaba Hillary.
  4. El mundo está girando hacia centralismos totalitarios y populistas. El miedo a los inmigrantes, a la globalización sin fronteras, a la presencia de fundamentalismos religiosos y a una apertura económica que no brinde protección a los locales, fue el escenario propicio para un discurso fuerte, ortodoxo y fundamentalista local. Con un mensaje sencillo, populista, de derecha y apelando al sentimiento de autosuficiencia americano, Donald Trump no solo ganó su elección, sino que aseguró un Congreso Republicano. Y se espera que las elecciones regionales y de Justicia, también sean hegemónicas para el partido del elefante.
  5. Y también no es poco cierto que le ganó en franca lid a una no tan buena candidata. Hillary Clinton arrastraba el peso de pertenecer a la clase política tradicional, con cuentos de deshonestidad, con alianzas non sanctas en Wall Street… y siendo además, mujer, en un país, donde aún eso pesa. Donald Trump, es un hombre acostumbrado al escándalo, a decir las cosas como escupidas, veterano de los flashes, cámaras y espectáculos y usó esto a su favor, en contra de la presencia de Clinton, que nunca se sintió cómoda, confrontada y que no esperaba la campaña, tal como se desarrolló. Trump también le ganó en el show.

Ñapa: Algo le tuvieron que cobrar a Obama, de paso. El ObamaCare sufrió un revés en esta votación, porque el Presidente 44 se la jugó a fondo por evitar la llegada de Trump a la Casa Blanca. Michelle, fue una adalid fuerte en campaña como ninguna otra FLOTUS en la historia de este país. Y no hubo tal.

TrumpMañana se dirá que Trump no tiene cómo cumplir ni la mitad de lo que prometió, que el Tío Bernie fue uno de los ganadores, que Putin debe estar preparando cena de recepción, que Uribe, Pastrana y Aznar están invitados a posesión el 20 de Enero y nos deleitaremos viendo en cuántas series de TV ha ‘cameado‘ el próximo Presidente de los Estados Unidos, o de cómo los Simpson, volvieron a acertar en sus augurios.

Lo cierto es, que el asunto es de mayor importancia: el Dow Jones a esta hora anda loco, cuesta abajo; los bancos asiáticos están reunidos en emergencia, hace ya 12 horas; el peso mexicano cayó en 6 horas lo que nunca en 5 años y se viene una fuerte ola anti inmigratoria y de corte fuerte en temas de comercio exterior.

Esta elección, puede reubicar el rompecabezas de Occidente de una u otra manera. Tenemos hasta enero, para ahora sí, buscar entre los discursos de Mr. Donald Trump, sus propuestas y ofrecimiento de políticas públicas, para entender hacia dónde quiere dirigir al Gran Hegemón Mundial.

Aunque claro, cualquier cosa que interpretemos, puede ser sorprendida por su propio accionar, teniendo al Congreso de su lado y a la Justicia Nacional. Después de todo, es un mundo de sorpresas. El voto emotivo le acaba de ganar al voto racional.

Así es la Democracia.

Congratulaciones, Señor Presidente N° 45.

 


Hide